COLECTIVIDADES

Jóvenes de Nemunas completaron estudios en la Universidad de Vilnius

10:16hs
miércoles 29 de julio, 2020

Luisina Allevato Majauskas (21) y Augusto Reissenweber Kukovis (20), integrantes de la Sociedad Lituana Nemunas, regresaron recientemente a la Argentina, luego de completar en Lituania una experiencia académica que se extendió por más de un año, la que les permitió perfeccionar sus conocimientos idiomáticos así como familiarizarse con aspectos que hacen a la cultura, religión, historia y arte de la nación báltica.

Los berissenses, que cursaron dos cuatrimestres del año pasado en la Facultad de Filología de la Universidad de Vilnius, regresaron a la ciudad a fines de mayo, en uno de los denominados ‘vuelos de repatriación’. Se suman así al lote de más de 30 jóvenes de Nemunas que en los últimos 15 años viajaron al exterior, para formarse en el colegio secundario “16 de Febrero” de Alemania o en la citada universidad lituana.

Fue una beca del Ministerio de Educación lituano la que les permitió reforzar conocimientos del idioma de sus ancestros y visitar la tierra donde sus antepasados nacieron, crecieron y por diferentes razones tuvieron que emigrar hace más de 80 años.

“Este viaje marca un antes y un después en mi vida. Me siento muchísimo más centrada y seria. Siento también que ahora aprecio muchísimo más las cosas simples, como salidas con amigos, o un almuerzo con mis abuelos, a pesar del aislamiento social”, expuso Luisina al evaluar la experiencia.

En la misma sintonía, Augusto afirmó que el viaje lo ayudó a ‘revalorizar’ muchas cosas. “Cambié la forma de comunicación, de entender y expresarme”, señaló.

En su estadía en Lituania, Luisina participó de actividades junto a un conjunto de danzas tradicionales y asistió a un curso de juostos (fajas tradicionales), pero no pudo confeccionar los trajes típicos ideados dado el inicio de la cuarentena por la pandemia.

“Gracias a las oportunidades que brinda la Universidad de Vilnius, pude ser parte también del conjunto de danzas tradicionales Jaunimelis,  donde aparte de interpretar bailes típicos lituanos también tuvimos un lindo cambio cultural y en una presentación nos invitaron a bailar una chacarera”, detalló.

También se sumó al conjunto Augusto, quien señaló que el baile permitió tener una conexión con lo que habitualmente hacen en el conjunto Nemunas.

El aprendizaje en relación al idioma, planteó Luisina, no fue ‘tan difícil’. “Tener la oportunidad de ir todos los días a la Universidad, de no despegarte del idioma ni cuando vas al supermercado, ayuda”, consideró. A Augusto le costó un poco más, aunque indicó que “con constancia y práctica, fuera de la Universidad se hace realmente fácil”.

“Las distintas pronunciaciones delataban que éramos extranjeros y tal vez queríamos ir a un restaurante y pedir la comida en lituano, como para seguir practicando, pero cuando se daban cuenta que éramos extranjeros los mismos lituanos nos respondían en inglés”, mencionó en tono de anécdota Luisina.

Postales y consejos

La Torre del Castillo de Gediminas de Vilnius, el castillo de Trakai rodeado de un inmenso e imponente lago, la ciudad vieja y demás lugares, son los puntos turísticos por excelencia de Lituania.  Pero Luisina se enamoró de los bosques. “Particularmente soy una persona de ciudad, pero extraño esos bosques. Literalmente parece que vivís un cuento de hadas; me sentí en una película”, aseguró.

También manifestó su admiración frente a construcciones que conservan la arquitectura original. “Las famosas ciudades viejas, también son un sueño. La Lituania común, la tradicional, la del día a día, no la de los monumentos, es más hermosa, y me quedo más con eso”, expresó.

Augusto pudo recorrer casi toda Lituania. Fue un bis, ya que la había visitado con el Conjunto Nemunas en 2018, para participar del Festival del Centenario de la Danza y la Canción. Pero si hubo dos, podría haber tres. “Pienso volver, para seguir visitando otras zonas”, dijo.

Ambos dejaron un mensaje a quienes tengan posibilidades de vivir una experiencia similar. “Un consejo es que vayan con ganas y decididos, que van a poder aprender el idioma si van concentrados en hacerlo”, apuntaron.

“No dejen para mañana lo que pueden hacen en el momento. Nunca sabés cuándo te puede agarrar una pandemia”, bromeó Luisina, lamentando no poder participar de muchas actividades que tenía en agenda.

También recomendaron ‘hacer amigos lituanos’ y no apegarse sólo a los argentinos. “En lo que hace al idioma, hay que hablarlo lo más que se pueda, relacionarse con aquellos lituanos que estuvieron de intercambio en Argentina. Les aconsejo a todos que vayan a museos, que recorran todo lo que puedan, porque están a pocas horas de todo”, planteó Luisina como consejo para los futuros becarios.

Durante su estadía europea, ambos pudieron recorrer España, Bélgica, Francia y Países Bajos. Ya de regreso, esperan la ‘vuelta a la normalidad’ para incorporarse a las actividades presenciales de Nemunas y compartir cara a cara experiencias del viaje, además de poner a disposición de la colectividad libros que podrían facilitar el aprendizaje en el curso de idioma.

La Universidad de Vilnius

La institución fue fundada en conjunto por un grupo de jesuitas españoles y por Esteban I, rey de Polonia, en los años intermedios del siglo XVI. Abrió sus puertas en 1579, por lo que es considerada una de las más antiguas y también de las más importantes Universidades de la Europa del Este.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2020 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web