DEPORTES

En la agenda, dos amistosos a puertas cerradas

La Villa se pone a punto, pensando en el 21 de noviembre

8:31hs
jueves 15 de octubre, 2020

El plantel villero arrancó este lunes, en el predio de CN Sports, con su tercera semana de entrenamientos. A última hora ayer, voceros de la AFA informaron que el regreso a la competencia oficial de la B Metro se producirá el 21 de noviembre, más allá de que aún queden algunos aspectos a resolver en cuanto a la competencia.

Los dirigidos por Jorge Vivaldo trabajaron en lo físico junto a los ‘profes’ Lucas Polledrotti y Mauro Palacios. Dividido en grupos y en diferentes circuitos, el plantel realizó trabajos de zona media y fuerza-potencia.

Una mala noticia para el ‘Cele’ estuvo asociada en estos días a la figura de Pablo Miranda, quien debió trabajar de manera diferenciada junto al kinesiólogo Mario Tahhan. El ‘Pájaro’ sufrió un desgarro del sóleo de la pierna derecha y se suma a los lesionados Iván Massi (desgarro grado 1 en el recto anterior del muslo derecho) y Juan Ignacio Silva (ruptura del tendón de Aquiles izquierdo). Por su parte, Matías Grasso ya dejó atrás un Síndrome de fricción de la banda iliotibial de la pierna izquierda, por lo que entrena con normalidad junto al resto del equipo.

En cuanto a novedades, se confirmó un segundo amistoso para el 7 de noviembre. El rival será Sportivo Dock Sud y el juego tendrá lugar en CN Sports en horario a confirmar y a ‘puertas cerradas’ Cabe recordar que el primer ensayo futbolístico del plantel está programado, también a puertas cerradas, para el 24 de octubre, día en que la Villa visitará a Almagro, conjunto que milita en la Primera Nacional.

Charla con la prensa

Federico Slezack y Pablo ‘Pájaro’ Miranda, dos referentes del primer equipo de Villa San Carlos, brindaron juntos una conferencia de prensa virtual en la que revelaron detalles de sus vidas durante el aislamiento, la adaptación a la nueva modalidad de entrenamiento y las acciones solidarias encaradas desde el club. También hicieron referencia a cómo se imaginan en un futuro no muy lejano.

“Los primeros meses fueron los más complicados, porque no teníamos un panorama claro, pero seguimos las rutinas que nos enviaban los profesores. Además, tuvimos la suerte de contar con la predisposición de los dirigentes que continuaron el pago de sueldos y eso nos generó seguridad”, detalló Slezack.

A las palabras del defensor se sumaron las de Miranda, quien coincidió en que lo más difícil fue manejar la incertidumbre inicial, porque no sabía cuándo regresaría la actividad. “En lo personal trabajé en el espacio físico que tengo en mi casa y para enfocarme me sirvió pensar en la vuelta”, indicó el delantero.

Del período de aislamiento, los referentes rescataron como un aspecto positivo la unión que el grupo logró puertas adentro. “A la mayoría se nos terminaba el contrato en junio y al no tener un panorama del regreso a la actividad, nos aferramos y luchamos por cosas en común y lo conseguimos. Muchos clubes en mayo dejaban libre a sus jugadores y nosotros pedimos a los dirigentes que continúen todos los chicos aunque eso incluye reducirnos los salarios”, reflexionó Slezack.

Inconsistencias

Ambos referentes dieron su visión acerca del presente de la actividad y coincidieron en que existen ciertas ‘inconsistencias’ en las decisiones que se tomaron en torno al retorno.

“En lo personal coincidí con las medidas de no entrenar y no jugar durante los primeros meses, pero luego con la apertura de muchas actividades se volvió un poco exagerado. Se podría haber vuelto antes a los entrenamientos”, planteó Slezack.  En la misma sintonía, el ‘Pájaro’ cuestionó que mientras muchos equipos están hoy jugando amistosos, a clubes como la Villa se les sigue exigiendo entrenar en grupos muy reducidos.

Rol social

Al advertir la realidad social que atraviesan muchos vecinos de la ciudad frente a pandemia y aislamiento, el Club generó diversas acciones solidarias que incluyen jornadas de ollas populares para colaborar con distintos comedores durante los fines de semana.

“Sabíamos que teníamos la oportunidad de devolverle a San Carlos el rol social que había perdido en los últimos años”, estableció Slezack, quien se hizo presente en varias de las citadas jornadas. “A uno lo pone orgulloso poder ser parte de estas acciones, porque entendemos que el club está para ayudar a los que más lo necesitan”, agregó Miranda.

Presente y futuro ligado al club

Uno de los puntos sobre los que fueron consultados los jugadores, teniendo en cuenta sus prolongadas trayectorias y el considerable tiempo que estuvieron sin actividad, fue el de la posibilidad de adelantar sus retiros.

“Me siento en condiciones de seguir compitiendo y si bien este ‘parate’ fue difícil para todos, hoy nos encontramos haciendo una pretemporada a la par de los chicos. Sigo con la misma ambición de siempre, de seguir logrando cosas con este club”, aseguró el ‘Pájaro’.

Por su parte, Slezack observó que el hecho de haber terminado el torneo jugando hizo que no se le cruzara por la cabeza la posibilidad de dejar la actividad en pandemia. “Sabíamos que teníamos que seguir entrenando para volver de la mejor manera. Aún tenemos para seis o siete años más”, argumentó entre risas el jugador.

Ambos mencionaron que se encuentran realizando el curso de DT y Miranda reveló su deseo de dirigir en el Club o seguir trabajando desde algún lugar una vez que abandone la actividad. Por su parte, el zaguero central aseguró que siempre estará ligado al club aunque imagina que su rol pasará por otro lado, uno no tan cercano a la cancha.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2020 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web