INFORMACIÓN GENERAL

A la vez, organización feminista pide seguir investigando

Archivan causa por denuncia de acoso

9:33hs
viernes 5 de marzo, 2021

«El tiempo y la justicia ponen las cosas en su lugar», expuso Giménez al exhibir en redes su fotografía con la resolución judicial.

En los últimos días, sumó un nuevo capítulo el caso de un trabajador del polo petroquímico de activa participación en el movimiento cristiano local, que fuera denunciado por presunto acoso sexual y amenazas hacia una mujer. A través de su cuenta de Facebook, Mauricio Giménez publicó una carta en la que asegura haber sido declarado inocente por los hechos que se le imputaron.

“El tiempo y la justicia ponen las cosas en su lugar”, comienza el descargo mediante el que Giménez aseguró haber sido ‘injuriado, insultado, maltratado, amenazado, escrachado y juzgado’ por su creencia religiosa, ‘sin posibilidad alguna de defensa’.

Del mismo modo, mencionó que a partir de la denuncia sufrió ‘consecuencias muy graves’. “Apedrearon mi casa, intentaron prenderla fuego con mis hijos adentro, tuvimos que mudarnos y abandonar el hogar que con tanto esfuerzo de años construimos. Se buscó mi despido laboral y recibí amenazas de todo tipo incluso de muerte”, aseguró.

Finalmente, remarcó que hoy tiene el papel que dictamina su inocencia y agradeció las muestras de apoyo por parte de su familia y allegados.

Frente a ese descargo, la organización feminista Las Juanas aclaró que la causa fue archivada por el fiscal Martini de la UFI 3, lo que ‘no significa que el imputado sea inocente’.

“No hay una sentencia absolutoria. Lo que ocurrió fue que el fiscal consideró que no hay elementos suficientes para seguir investigando. Eso no significa que el hecho no existió”, argumentaron desde la organización.

“Esto es frecuente porque los episodios de violencia de género siempre ocurren entre cuatro paredes y son difíciles de probar, y más cuando caen en la fiscalía de Martini que es un ‘archivador serial’” agregaron referentes de Las Juanas.

La novedad encontró eco en el ámbito gremial y en el terreno político. Desde la ‘Agrupación Trabajadores Petroleros’ emitieron un comunicado en el que celebraron “el esclarecimiento del hecho” e informaron la reincorporación de Giménez a las actividades que desarrollaba antes de la denuncia. La Juventud Peronista de Berisso también manifestó su decisión de sumarlo nuevamente al espacio.

La causa

Todo comenzó a fines de julio de 2020, cuando una mujer que formaba parte de la comunidad Esperanza de Vida, de la cual Giménez era referente, denunció una serie de hostigamientos que incluirían pedidos de mantener relaciones sexuales a cambio de trabajo y de sexo oral ‘para alcanzar el perdón’.

La causa quedó caratulada como infracción a la ley 12.569 que incluye toda acción que afecte la integridad física, psíquica, moral, sexual y/o la libertad de una persona en el ámbito del grupo familiar.

En su momento, la denuncia generó un fuerte ruido en el terreno gremial y político, ámbitos en los que Giménez participaba activamente y del que fuera temporalmente desvinculado a partir de las denuncias.

Por entonces, la noticiaba también hacía eco dentro del Polo Petroquímico, desde donde la organización  “Mujeres Petroleras”  pedían la desafección de sus tareas para resguardar la integridad de las mujeres del sector.

Otro actor que tomó cartas en el asunto fue el Consejo Fraternal de Pastores, desde donde se solidarizaron con la denunciante y aclararon que Giménez no es pastor evangélico, tal como se lo nombraba en redes sociales y medios de comunicación.

En la actualidad, la causa aún continúa su trámite en el fuero de familia, desde donde se había extendido una orden de prohibición de acercamiento.

Etiquetas en la noticia

acoso archivo justicia

Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2021 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web