INFORMACIÓN GENERAL

Se conmemoraron los 45 años del golpe del último gobierno militar

Otra semana propicia para el ejercicio de recordar

16:05hs
domingo 28 de marzo, 2021

El Monumento a los Desaparecidos reúne piezas de las fábricas que fueron íconos de lucha y militancia de la región. Astillero Río Santiago, YPF, Propulsora Siderúrgica, Petroquímica y el frigorífico Swift se condensan en la obra que dirigió Oscar Staffora.

Desde 1998 se realiza cada 23 de marzo la vigilia, esperando que el reloj marque la medianoche. Es entonces cuando se lee la lista de los detenidos desaparecidos y asesinados de la ciudad y se entona el Himno Nacional.

Este año el lema por los organizadores fue “A 45 años del Golpe, seguimos sembrando Memoria para que no crezca el Olvido”.

Este año, la pandemia hizo que debiera aplicarse una dinámica diferente. Por eso la Comisión Permanente por la Memoria junto al Municipio trabajaron para realizar la actividad respetando los protocolos por covid-19. Se diseñó entonces que la vigilia, que se inició a las 21hs, sea transmitida por la web de la Municipalidad y retrasmitida por FM Difusión 98.1. Pudieron verse videos enviados por músicos, poetas y artistas y se plantaron cuatro árboles nativos en el marco de la campaña “Sembrando Memoria para que no crezca el olvido“. Los ejemplares fueron donados por la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la UNLP y serán cuidados por instituciones, vecinos e integrantes de la Comisión Permanente por la Memoria de Berisso. Al pie de cada árbol, una placa realizada por la ceramista Marina Rodríguez, conmemora y reivindica la Memoria Verdad y Justicia. Se sumaron a la transmisión Pablo Mitilineos y González Ponisio, Gisella Stagnaro, Luis Volcoff y la cantante uruguaya Luciana Mocci, los integrantes del SADEM Regional Gustavo Zurbano Cecilia Bignasco, Tangor, Epumer Colman y Diego Rodríguez; los poetas Marcela Di Croce, Guillermo Pilia, Victor Valledor, Ángela Gentile de La casa de la Poesía Berisso y Enrique Ferrari, Griselda Eustratenko, Carlos Abalo, Carolina González; el Teatro Comunitario, SUTEBA y ATE Berisso y la Escuela de Arte, entre otros.

El Intendente Cagliardi, aseguró que se trata de un momento muy emotivo. “Ver las sillas con los nombres de todos los desaparecidos en Berisso nos genera sentimientos fuertes. No sólo los recordamos y homenajeamos a ellos, sino también levantamos la bandera de la lucha que llevaron adelante por un país distinto. Es un honor poder estar acompañando a los hijos y a las familias de las víctimas. Hoy juntos plantamos árboles, para sembrar memoria y tenerlos siempre presentes” explicó.

Adriana Caballero, directora municipal de Derechos Humanos, aseguró que “es una alegría volver a ganar el espacio público con esta vigilia tan deseada y la primera de nuestra gestión municipal. Una vigilia a la llegamos con mucho trabajo y preparación previa por parte de la Comisión por la Memoria, de la Mesa por la Verdad, la Memoria y la Justicia y el Municipio”.

Y destacó la funcionaria que, a pesar del contexto de pandemia «fue inevitable que muchos vecinos, compañeras y compañeros se convoquen espontáneamente. Sobre todo, luego de lo que vivimos recientemente con la arremetida de la derecha en nuestro país. Había una gran necesidad de salir y ganar la calle nuevamente”.

En su discurso, Rubén López, hijo del desaparecido en dictadura y democracia Jorge Julio López y presidente de la fundación ‘Construyendo Conciencia’, afirmó “estar acá nuevamente representa el reencontrarnos, el volver ganar la calle, algo que todos estábamos reclamando. Necesitábamos estar acá, respetando obviamente los protocolos, pero estar juntos reivindicando la lucha de los 30 mil compañeros desaparecidos”.

Las actividades continuaron por la tarde del 24 cuando, miembros de las juventudes de diferentes espacios políticos plantaron árboles en sitios públicos.

Como cierre de la jornada, a las 18:00 horas se realizó una intervención artística en homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado en la sede del Centro Cultural y Político “Juanjo Bajcic” ubicado en Avenida Montevideo entre 7 y 8.

“Las vidas que nos faltan”

Es el título tentativo que eligió Jorge Drkos para reflejar en su libro anécdotas, historias, amores, alegrías y tristezas de más de 125 vecinos que fueron víctimas en nuestra ciudad de la última dictadura cívico militar. El trabajo se inició en pandemia y según describe el autor, la motivación nació de su vinculación hace años con la Comisión Permanente por la Memoria. “Buscamos dar contenido a esa lista que se lee cada vigilia. Saber qué hacían en su vida cotidiana, dónde vivieron, dónde trabajaron” detalla asegurando que el desafío es poder recordarlos desde un lugar diferente; no solamente desde el dolor. El paso del tiempo hizo que el trabajo no fuera sencillo en algunos casos debido a la dificultad de encontrar familiares, vecinos o amigos. El trabajo de “arqueología cibernética” como define Drkos también descubrió historias que sorprenden. ¿En qué barrio militaba el ex presidente Néstor Kirchner? ¿Dónde iba a comer con Cristina? ¿Qué hecho disparó la novela de Henry Graham Greene que tiene como protagonista a una pareja de nuestra ciudad? ¿Qué dirigente militó con Roberto Santucho? ¿Qué vecina fue asesinada y participó de la película Boquitas Pintadas? Son algunas de las historias que se cuentan en más de 300 páginas de historia.

Drkos asegura que si bien fue quien narró las historias, la construcción fue colectiva. Y las redes ayudaron a reconstruir algunas de ellas. Fueron más de cien personas las que contribuyeron a tejer estas narraciones. “Son historias que merecemos conocer. Son parte de nuestro pasado, parte de nuestra historia y seguramente servirán para construir un futuro mejor para la sociedad en la cual vivimos. Se puede o no coincidir pero luchaban por una Argentina más libre y más justa” detalló.

El título se decidió a partir de la ausencia. “¿Qué hubiera pasado si estuvieran vivos?” Se pregunta Drkos. Y la síntesis es que Argentina hubiera sido un país diferente. “Hay que recuperar su legado y su lucha por la Argentina que soñaron y por la que dieron su vida” explica.

Las historias de los militantes se enmarcan en un clima de época, describiendo las crueldades de la industria fabril y las protestas que nacieron al calor de estas injusticias. La primera víctima se registra el 14 de octubre de 1974 mientras preparaban la movilización del 17 de octubre.  Se apellidaba Luna y fue asesinado en la puerta de la Unidad Básica de Barrio Obrero. A partir de ahí comienza el accionar de las fuerzas represivas que, mayormente, se daban por la noche, describe Drkos.

Galería de fotos


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2021 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web