CULTURA

No pudo superar las afecciones que le causó el covid

Dolor por la muerte del escultor Walter Dobrowlañski

12:56hs
miércoles 21 de abril, 2021

Se conoció esta mañana la triste noticia del fallecimiento de Walter Dobrowlañski, reconocido escultor berissense de dilatada trayectoria valorado, además de por su obra, por sus cualidades personales y su compromiso con la cultura y el rescate de la tradición productiva y artística local.

Responsable a lo largo de años del Taller municipal de Escultura en Madera y Piedra, y por lo tanto formador de numerosos jóvenes escultores, Dobrowlañski había descubierto el poderoso influjo de la madera de la mano laboriosa de su abuelo polaco. Fue aprendiz de carpintero y las ganas de ahondar en el ejercicio de transformar la materia prima lo llevaron a inmiscuirse en el campo de la ebanistería y las bellas artes.

En 1983 exhibió por primera vez sus trabajos en público. Fue en “Mutandis”, encuentro multidisciplinario inolvidable protagonizado por una valiosa generación de artistas locales.

Con una prolífica producción y una reconocida labor docente, participó de innumerables simposios nacionales e internacionales de escultura, impulsó la asociación local de escultores “Vetas”, organizó con fervor cada encuentro de escultores de la Fiesta del Vino de la Costa y legó a la ciudad incontables trabajos, entre los que se encuentra la escultura de Siete Sacos, que no hace mucho había emplazado con una enorme alegría en la zona del Puente 3 de Abril.

Dobrowlañski junto a Martín Casali, presidente de la Cooperativa de la Costa, en una visita a la redacción del Semanario para entregar a su director la obra de una artista que participara de la Fiesta del Vino.

“A los pocos años de vincularme con esto pensaba que había sólo un tipo de madera para trabajar, pero con el tiempo descubrí que todas te dejan hacer algo. Yo trato de usar todo lo que tengo a mano, en lo posible sin deforestar”, describía el artista hace alrededor de quince años, en una charla que daba pie a una nota publicada en el Semanario.

“En líneas generales, las maderas duras permiten crear obras figurativas y las blandas abstractas”, señalaba también, observando que la belleza estaba en muchos sitios, en los que solamente había que tratar de mirar con atención.

Para el escultor, el arte siempre ‘acechó’ en cada esquina. “En todos lados hay obras bellas, sólo que a veces uno no las ve, tal vez porque no está entrenado para mirar. Además, cada lugar tiene su riqueza particular; es algo de lo que uno disfruta mucho cuando tiene la participar de encuentros con pares de otros lugares”, mencionaba en tal sentido.

Y entre los rasgos salientes de su obra, no estuvo ausente la presencia -más o menos explícita- de contenido social y de reflexión sobre la condición humana. “Nunca falta el mensaje, más allá de lo estético”, supo transmitir.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2021 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web