INFORMACIÓN GENERAL

Día del Trabajador

Un Primero de Mayo para pensar en generar empleo

12:10hs
sábado 1 de mayo, 2021

Una huelga que a partir del 1º de mayo de 1886 llevaron a cabo en Chicago trabajadores que reclamaban la reducción de las jornadas laborales a ocho horas, concluyó con el ahorcamiento de cuatro de ellos en noviembre de 1887. El suceso, que tuvo repercusión mundial, marcó el inicio de modificaciones en las reglas laborales y llevó a que en 1889 la Segunda Internacional decidiera instituir el Primero de Mayo como jornada de lucha para perpetuar la memoria de los trabajadores ejecutados.

En Argentina, la primera conmemoración tuvo lugar apenas un año después, en 1890. La historia alterna aquí momentos de prosperidad y de padecimientos en lo que al universo laboral se refiere. En la actualidad, dado el contexto, se enfrenta un escenario de alta complejidad, tal como lo muestran estadísticas de organismos oficiales y estudios privados, que ponen de relieve los altos niveles de desocupación.

El propio INDEC, en su última evaluación trimestral, calculó que la tasa de desocupación alcanzó al cierre de 2020 casi un 12 por ciento, lo que representa en cifras nominales a 2.230.000 personas.

El mismo informe marcó que el índice de actividad fue del 45 por ciento y que la tasa de empleo se ubicó en un 40,1 por ciento.

Las mediciones enfocadas en los últimos meses del año pasado (en junio próximo se publicarán nuevos datos oficiales) muestran también que la pobreza llegó al 42 por ciento, lo que afecta a unos 19.400.000 personas. Los valores de la indigencia también tuvieron un crecimiento que alcanzó al 10.5 por ciento.

El descenso de la actividad productiva que viene padeciendo el país desde hace años y el contexto de pandemia se mezclan en un cóctel que, conjugado con la falta de inversiones, devaluaciones y el sostenido nivel inflacionario, deriva en un cuadro sumamente crítico.

La falta de oferta laboral va de la mano con el crecimiento de la pobreza e indigencia, cuestiones que no alcanzan a ser salvadas con programas de apoyos a las empresas y planes asistenciales.

Las cuarentenas y medidas de restricciones sanitarias debido a la continuidad de la lucha contra el Covid afectaron prácticamente todos los rubros de la industria y el comercio, como así también a aquellos que eran parte de la economía informal, que si bien no contaban con un puesto laboral estable y en blanco, podían acceder a algún tipo de sustento.

Dentro de ese complejo esquema, para los sectores más jóvenes las chances de ingresar al mundo laboral también se hicieron más dificultosas. Datos privados indican que llega al 26 por ciento el desempleo entre personas de entre 18 y 30 años.

La crisis económica y social, empeorada por la pandemia, mostró la aparición de emprendimientos personales para tratar de generar algún tipo de sustento. A la vez aparecieron nuevas modalidades de trabajo, que sin dudas agitarán el debate en cuanto a la necesidad de modificar reglas laborales.

La provincia de Buenos Aires (en especial la zona del Conurbano), la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Santa Fe se ubican entre las principales regiones afectadas por el crecimiento del desempleo.

Aquellos que consiguen mantener sus puestos de trabajo, sufren en general una pérdida mensual en sus ingresos, carcomidos por los índices inflacionarios, lo que repercute en el resto de la economía, ya que bajan también los niveles de consumo.

El desafío que en forma urgente tendrán que asumir autoridades gubernamentales, empresarios y referentes gremiales de los distintos rubros, es el de cimentar un acuerdo que permita recomponer el escenario laboral, hoy poco benigno para un buen número de argentinos, a la vez que una verdadera bomba de tiempo en el plano socioeconómico.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2021 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web