INFORMACIÓN GENERAL

María Auxiliadora: Un nuevo aniversario parroquial

9:34hs
lunes 24 de mayo, 2021

Por Alberto E. Rezzónico (*)

Para los cristianos católicos la figura de María, Madre del Salvador y madre nuestra, es particularmente entrañable. Pese a las pocas -aunque centrales- referencias evangélicas a su persona, desde los primeros tiempos se la venera como corredentora e imagen misma de la Iglesia. La multitud de advocaciones (formas de nombrarla y  propósitos particulares de cada una de ellas), la asemejan a esas esferas cubiertas de pequeños trozos de cristal que al recibir la luz la refractan en diversidad de colores. Los creyentes podemos elegir siempre la advocación más cercana a nuestro corazón y desde allí la madre nos llevará seguramente hasta su Hijo. La Santísima Virgen María es, ante todo, la gran pedagoga de la fe.

Recientemente venerada como Virgen de Lujan, patrona de nuestra Patria (8 de mayo) los berissenses nos aprestamos a recordarla nuevamente como María Auxilio de los Cristianos (24 de mayo). Dos advocaciones y dos maneras de llegar a ellas: la primera por un hecho milagroso atribuido a la decisión de la propia Virgen, de establecerse en las riberas del Río Luján, y que por fuerza de atracción se convirtió en una referencia de fe católica nacional, la segunda, a partir de reconocer en ciertos hechos históricos, favorables a la cristiandad su favorable intervención mediadora.

En nuestra ciudad, se estableció hacia el año 1909 de la mano de los padres salesianos de Ensenada, al ponerse bajo su advocación (María Auxiliadora) la capilla existente en el poblado, la que pasó a depender de  la autoridad parroquial de Ensenada, administrada por entonces por la Orden Salesiana. Pero no podemos olvidar que el culto mariano se encerraba ya en el nombre que la capilla tuvo hasta ese momento (de los Sagrados Corazones) en el que es posible ver el sello de los Padres Pasionistas que frecuentaron la zona por gestión de la colectividad irlandesa, a la que acompañaron en su llegada al país.

La imbricación de su culto con la historia de la comunidad determinó que para 1999 se comenzara a reconocerla como Patrona de la Ciudad y se dieran a los festejos parroquiales carácter oficial. Como tal, presidió la peregrinación y celebración eucarística del 24 de mayo de 2021 calificada por la prensa de entonces como “multitudinaria muestra de fe”. El recuerdo de esa particular celebración surge en forma espontánea al comprar la gravedad de la situación social y económica de ese momento con la que atravesamos hoy. Según el diario El Día de La Plata:

Más de 2.500 personas protagonizaron una emotiva peregrinación por las principales calles (… ), con la imagen de María Auxiliadora, patrona de la ciudad. Autoridades eclesiásticas del distrito, escuelas de la zona, el intendente, funcionarios municipales, fieles de Berisso se reunieron poco antes de las 17 para marchar en silencio desde la calle Montevideo y 2 (Nueva York), hasta la instalaciones del Gimnasio municipal donde se llevó a cabo una misa… Madres con bebés en brazos, chicos en edad escolar, cientos de alumnos embanderados con el pabellón nacional y eclesiástico, le dieron forma a una peregrinación que fue seguida por una locutora que detallaba el origen del homenaje y las virtudes de la imagen (en realidad: advocación) de la Patrona de Berisso y le pedía protección para la gente”…”Como ocurrió en siglos anteriores, ahora tenemos que volver a pedirle auxilio a María Auxiliadora. Para que ilumine a los gobernantes que tiene en sus manos el destino de miles de personas y puedan encontrar el camino adecuado para el desarrollo y contención social de la gente que lo necesita, cuyo número ha crecido en forma preocupante”…“dijo el padre Julio Britos que encabezó la misa que se llevó a cabo en el Gimnasio municipal. Junto a Britos, también estuvo el ex-titular de la diócesis de La Plata, Monseñor Carlos Galán. También se resaltó que esta es una costumbre que se heredó de los inmigrantes, y esta tierra no puede dejar de hacerlo, sobre todo en estos momentos tan difíciles”.

No podremos en este nuevo aniversario, cuando a los graves problemas que se enfrentaban entonces y se reiteran ahora, debemos añadirle las penurias de la emergencia sanitaria que nos asola, reunirnos como comunidad a los pies de nuestra Madre. En este caso desde la intimidad de nuestros hogares elevaremos el mismo ruego. Sabemos que el aislamiento físico es necesario y debemos ser responsables por nosotros y por los demás. Pero el aislamiento físico no determina el espiritual. Desde la intimidad de nuestros hogares y rodeando a nuestro párroco Gustavo Rubio, volveremos a agradecer y pedir por la vida, la salud, el trabajo, el buen gobierno, y el cuidado de todos.

Queremos retomar el compromiso de solidaridad y fraternidad que constituye la originalidad cristiana a lo que nos convoca insistentemente el Papa Francisco, sabiendo que el Espíritu obra en el mundo por medio nuestro y, por lo mismo, estar dispuestos a dar  siempre el primer paso en ese sentido, no solo entre católicos o creyentes sino con y para todos.

Esta ciudad, como tantas otras, no hubiera podido subsistir sin solidaridad activa. Pidamos entonces confiadamente el auxilio de nuestra Madre del Cielo en su nuevo aniversario parroquial y ofrezcámosle a cambio nuestra disponibilidad para ser imitadores decididos de su actitud de servicio a los demás, en cumplimiento del mandamiento instituido por su Hijo.

(*) Integrante de Pastoral Social de la Arquidiócesis de La Plata


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2021 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web