INFORMACIÓN GENERAL

El Tranvía 25 tiene su monumento en calle Nueva York

13:07hs
sábado 16 de abril, 2022

monumento-tranvía-calle-nueva-york

El pasado domingo quedó inaugurado en calle Nueva York, en el segmento comprendido entre las calles 172 y 173, el Monumento al Tranvía 25, diseñado por el artista José Bueno en el marco de una iniciativa que promovió el “Espacio socio-cultural Del Adoquín” con el acompañamiento de la Comuna.

El acto inaugural contó con la participación de autoridades comunales encabezadas por el intendente Cagliardi; representantes del espacio Del Adoquín, entre ellos su referente el ex-concejal Santiago Rodríguez, y el flamante presidente de la Asociación de Entidades Extranjeras, Claudio Iovanovich.

El encuentro quedó abierto cuando el actor y profesor de teatro Marcos Dubuch leyó el poema “Tranvía 25” del recordado Raúl Silveti. Luego, se descubrió la placa en la que de algún modo se hace explícito el sentido del homenaje a un medio de transporte que uniera a Berisso con La Plata, realizando su último recorrido el 25 de diciembre de 1966.

monumento-tranvía-calle-nueva-york

En su intervención, el artista José Bueno se refirió a la génesis y el sentido del proyecto. “El tranvía fue un transporte emblemático para muchos. Cuando surgió la idea de hacer el monumento, yo dije que me animaba hacerlo. Aparte del cariño que le tengo a la calle Nueva York, también lo hice por mi profesión”, puntualizó. “Este trabajo busca visibilizar el tranvía para quienes no tuvieron la posibilidad de conocerlo. Estudiamos diferentes aspectos de lo que fue este medio de transporte para poder representarlo de la mejor manera”, detalló también, revelando que su abuelo fue ‘motorman’.

También pronunció un breve mensaje el intendente Cagliardi, quien puso el acento en lo que representa la historia del tranvía en la historia de muchos berissenses. “Esta obra nos representa, representa nuestra historia, lo que fue el tranvía en esta ciudad, en esta calle Nueva York en la que trasladaba a muchos trabajadores de los frigoríficos”, expuso, felicitando al artista por conseguir que el monumento represente fielmente lo que fuera el frente de aquel antiguo medio de transporte.

Nostalgia

A Ensenada se cruzaba en bote. Para ir a La Plata se llegaba hasta la Estación de Ensenada y de ahí se podía enderezar el camino hacia la ciudad de las diagonales. Berisso sólo tenía comunicación a través de la cabecera del Puerto.

El crecimiento de la ciudad hizo necesaria la llegada de nuevos medios de transporte. La fábrica, las escuelas de nivel secundario y el puerto impulsaron un nuevo mecanismo para moverse: el tranvía, que llegó a Berisso el 14 de abril de 1913.

monumento-tranvía-calle-nueva-york

Si bien entre las generaciones jóvenes está extendida la creencia de que el tranvía siempre llegó por la Avenida 60, el dato no es del todo certero, ya que las tierras de Villa Argüello eran privadas. Hasta 1936, el tranvía llegaba por 122 hasta 60 y se desviaba en el barrio El Dique. Bordeando canales y aprovechando los terraplenes que se habían formado en la zona, ingresaba a Berisso.

Aquel 14 de abril, la salida desde La Plata fue a las 15:15, con Juan Tetamanti como conductor. La comitiva que protagonizó el viaje inicial estuvo conformada por funcionarios y vecinos destacados. Tardaron 45 minutos en llegar y, según indican crónicas de la época, “hubo fiesta durante todo el día”.

monumento-tranvía-calle-nueva-york

Los tranvías viajaban siempre llenos. “Parecían palomares”, suelen advertir quienes los recuerdan. En la puerta de la fábrica se formaban colas para subir. Una campana anunciaba su llegada. Originalmente, un hombre a caballo era quien agitaba el badajo.

Era el medio de transporte más económico y el que más se usaba, aunque algunos lo evitaban por medio a electrocutarse. El tranvía 25 era de mayor longitud que otros ramales, porque su recorrido era interurbano. Tenía dos ‘troles’, a diferencia de los urbanos, que sólo tenían uno.

Cuando se acercaba fin de año, era costumbre que algunos estudiantes pusieran tapas de gaseosas y pomada con azufre y potasio. “Había explosiones terribles”, supo relatar Raúl Silveti para el documental “Había una Vez”.

El servicio comenzó a dar sus primeros indicios de decadencia en 1947, cuando dejó de ser privado y pasó a manos del Estado municipal. “Se los maltrató mucho. Entró en decadencia. No se mantuvieron y fue empeorando el servicio”, se escucha en testimonios que recoge el documental producido en 1995.

monumento-tranvía-calle-nueva-york

Otro de los factores que influyó claramente fue el crecimiento del parque automotor y la incomodidad que generaban las instalaciones del tranvía, teniendo en cuenta que las vías se ubicaban en medio de la calle.

El tranvía dejó de circular para la Navidad de 1966. Ese domingo, al filo de la madrugada, el coche 114 cerró su circuito. Hoy se convirtió en parte de la postal que ilustra la etapa de esplendor de la ciudad.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2022 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web