INFORMACIÓN GENERAL

Convenio para recuperar el aceite de cocina usado

11:15hs
domingo 22 de mayo, 2022

Lo firmaron la Municipalidad y la empresa ECOPOR. Los tambores de acopio estarán a cargo de Bomberos.

recuperación-aceite-cocina-berisso

La Municipalidad y la empresa ECOPOR firmaron en los últimos días un convenio cuyo objetivo es poder recolectar, con fines de reciclaje, el aceite vegetal usado que descartan tanto las empresas como el sector gastronómico y los particulares.

El acuerdo fue suscripto por el intendente Fabián Cagliardi y Flavio Porcille, presidente de la empresa más conocida por RBA Ambiental, nombre comercial que utiliza para llevar adelante sus servicios de remediación ambiental en Argentina.

Ecopor SA, cabe mencionar, está habilitada como recolectora de aceite de cocina usado, a la vez que autorizada para realizar la disposición final de los residuos no recuperables.

Porcille destacó que el convenio tiene como objetivo que los locales gastronómicos y los vecinos en general adopten el hábito de recuperar el aceite que utilizan para acercarlo a un punto limpio. “Vamos a comenzar a prestar este servicio en Berisso y haremos un aporte económico a los Bomberos Voluntarios por los kilos retirados”, indicó el representante de la empresa durante el encuentro del que también participaron el coordinador municipal de Medio Ambiente, Emiliano Juzwa, y Roberto Scafati, presidente de Bomberos Voluntarios, institución que tendrá un papel protagónico en el esquema, teniendo en cuenta que además de recibir parte de los recursos que resulten de la actividad, estará a cargo de la custodia de los tambores de acopio que lleguen al distrito.

“Todo el aceita usado lo estará recepcionando el Cuartel Central de Bomberos y sus Destacamentos. Vamos a buscar que una parte de ese aceite usado vuelva a la comunidad, en este caso en combustible para los bomberos, evitando además que el aceite de frituras se tire por los desagües o alcantarillas”, confirmó el responsable del Vivero municipal.

El aceite vegetal consumido en frituras, cabe mencionar, genera un desperdicio llamado Aceite Vegetal Usado (AVU) o Aceite de Cocina Usado (ACU). Se calcula que por cada litro de AVU vertido a la red cloacal se contaminan 1000 litros de agua potable. Vertida en la tierra, la sustancia impermeabiliza hasta 3 metros cuadrados, generando los previsibles efectos.

RBA Ambiental ofrece sus servicios de remediación ambiental en el país desde hace más de 80 años, brindando a más de 7 mil grandes corporaciones y medianas y pequeñas empresas del sector gastronómico e industrial un servicio integral de recolección y reciclado de ACU. La labor incluye también traslado, almacenamiento y disposición final.

Con el correr del tiempo, la actividad de la empresa debió adaptarse a nuevas exigencias surgidas en el terreno ambiental. Los cuidados deben ser extremos y la labor requiere un alto grado de eficiencia y responsabilidad, teniendo en cuenta las particularidades de un residuo altamente contaminante.

recuperación-aceite-cocina-berisso

“Trabajamos con organizaciones del sector gastronómico e industrial de todas las categorías y tamaños: restaurantes buffet, de comida rápida o fast food, gourmet, temáticos, comedores municipales, gubernamentales, escolares y de todo tipo de corporaciones”, advierten desde la firma, mencionando que entre algunas de las principales marcas con las que trabajan figuran McDonald’s, Burger King, McCain, La Serenísima, Carrefour, Coto, Disco, La Anónima, Jumbo, IBM, Petrobras, Shell y Temaikén, por citar algunas.

El tratamiento y sus etapas

El ACU recolectado por la empresa en todo el territorio nacional es trasladado a una planta de tratamiento de aceites vegetales. El objetivo que se persigue es la limpieza y purificación del ACU, para librarlo de los componentes indeseables originados durante su uso.

El material colectado es sometido inicialmente a un riguroso muestreo. En esta fase se realizan los análisis y la verificación de calidad previos a la descarga y almacenamiento en tanques especiales. Luego, ingresa a la planta donde sufre distintos procesos: bombeo, centrifugado, conversión, absorción, dosificación y mezcla, para finalmente analizarse en laboratorio y concluir así el proceso de tratamiento.

El producto está listo de ese modo para ser utilizado en la producción de la denominada Bioenergía de Segunda Generación. Según explican desde la empresa, la Bioenergía 2G es un paso importante en la transición “hacia un nuevo modelo energético que posibilitará el desarrollo económico sin incrementar el calentamiento global, el agotamiento de los recursos naturales y la inseguridad energética”.

Teniendo en cuenta su nivel de emisiones de CO2, el rubro del transporte está entre los primeros en los que se pone el ojo al analizar esta temática. Al resultar compleja por el momento la posibilidad de introducir otras energías renovables, la de los biocombustibles se presenta como una alternativa primaria para tratar de mejorar los parámetros a corto y mediano plazo.

Según detallan expertos de la firma, la bioenergía brinda seguridad energética a través de un modelo que permite la reutilización de un residuo (ACU) como recurso energético. Además, se observa también desde el seno de la empresa, se apuesta a la seguridad alimentaria, instando al público a tratar de evitar la reutilización de aceites de cocina usados y favoreciendo de ese modo la ingesta de productos más nutritivos y sin compuestos dañinos para la salud.

Más allá de las ventajas señaladas, la recuperación del aceite tiene como un fundamental punto a favor el de resultar un aporte a la disminución de la contaminación del agua y de los suelos.

 


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2022 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web