POLÍTICA

El tema seguridad dividió aguas en el Concejo

10:38hs
viernes 12 de agosto, 2022

sesión-ordinaria-concejo-deliberante-berisso

El Concejo Deliberante llevó adelante este miércoles su novena sesión Ordinaria, la que incluyó entre otros temas la polémica abierta en torno al episodio que vivió el concejal Agustín Celi, quien fue retenido por la policía junto a otros militantes del Frente Renovador cuando se disponían a efectuar pintadas del sector en una pared de la zona de Montevideo y 30. Otro punto que generó fuertes cruces fue el pedido de interpelación a la secretaria de Gobierno, Aldana Iovanovich.

Con una hora de retraso y la presencia de diecinueve ediles (estuvo ausente con aviso Alejandro Paulenko) el encuentro comenzó con una exposición del concejal del bloque PJ-Frente de Todos Antonio Ligari, integrante de la agrupación La Cámpora, quien juzgó que la vicepresidente Cristina Fernández es blanco de una ‘persecución judicial’ y de lo que definió como ‘lawfare’, en sintonía con los máximos referentes de su sector.

sesión-ordinaria-concejo-deliberante-berisso

El concejal Celi solicitó luego la palabra para relatar el episodio que denunció públicamente el lunes. “Cuando estábamos en Montevideo y 30 y nos disponíamos a pintar, se acerca la policía. Me identifico como concejal y manifiesto que estábamos haciendo unas pintadas, nada extraño. Me piden una autorización, algo insólito. En todos mis años de militancia nunca me paró la policía para cortarme la libertad de expresión política”, se quejó el edil, revelando que luego recibió el llamado de la secretaria de Gobierno. “La inste a que se pongan en contacto las autoridades municipales y resuelvan este tema con la policía. No hay que minimizar las cuestiones. Organizarse no es delito, hacer política, que es lo que amamos, no es delito, por eso repudio el accionar”, advirtió.

La presidente de la bancada Juntos, Silvina Di Renta, se sumó al repudio expuesto por Celi y manifestó que este tipo de accionar ‘no puede volver a suceder en la ciudad’. “Coartan directamente la libertad y la democracia. Berisso tiene que dejar de ser una ciudad donde se define el interés de algunas figuras políticas y garantizar la libre expresión, el ejercicio de la democracia. Esperamos que se esclarezcan los hechos”, sostuvo.

sesión-ordinaria-concejo-deliberante-berisso

Para la concejal del bloque PJ-FdT Vanesa Queyffer el hecho que debieron enfrentar los militantes del FR fue ‘lamentable’. “Cuando el Estado actúa a través de las fuerzas policiales, la respuesta no puede ser política. Hubo declaraciones públicas de la responsable del área de seguridad, en torno a que ‘había comenzado la campaña’. La herramienta es política y la respuesta es política o puede ser que sea institucional a través de las fuerzas de seguridad y la respuesta es política. Hubiese esperado al menos un pedido de disculpas por parte del Ejecutivo, de parte de la secretaria de Gobierno. Hoy le pasó al concejal Celi y mañana nos puede pasar a nosotros”, sentenció la referente de un sector del peronismo enfrentado al oficialismo comunal.

Al hacer uso de la palabra, el presidente de la bancada oficialista, Gabriel Marotte, manifestó sus diferencias con las expresiones de Celi.

“Por más concejales que seamos, si nos piden documento, hay que presentarlo, no hay nada extraño. No lo quiero minimizar, todos somos actores políticos y a nadie le gusta que sea cercenada la actividad política. Una cosa es eso y otra, ante un pedido de documentación, enmarcarlo en una persecución política. Descarto ningún tipo de intervención del Ejecutivo. Al contrario: la secretaria de Gobierno se comunicó con el concejal para ponerse a disposición. Si hay que acompañar algún repudio en este caso es al desconocimiento del policía”, consideró.

“¡Repudialo!”, replicó entonces Celi, a lo que Marotte volvió a responder pidiendo que el hecho ‘no se lleve al plano político’.“No existe por parte de esta gestión ningún tipo de persecución política a ningún militante, sea del espacio que sea. La democracia está garantizada”, afirmó.

Otro punto de discordia

El otro punto fuerte de la discusión en el recinto apareció cuando se trató el pedido de interpelación a la secretaria de Gobierno. La edil opositora Mariana Astorga indicó que su pedido apunta a que la funcionaria explique a los concejales ‘cuáles son las políticas que se aplican en lo que hace a diagnóstico, prevención y estrategia de reducción del delito en la ciudad’.

“Como concejales no tenemos que rendirle pleitesía a nadie, ni tampoco ser obsecuente. Nuestro deber es con el vecino. Me da la sensación que cuando no quieren acompañar esta iniciativa, están minimizando o menoscabando la capacidad política de respuesta que tenga la secretaria de Gobierno y utilizan la mayoría para que no venga a dar respuestas o lo que es más grave que no tenga mucho para venir a decir y la estén cubriendo”, lanzó la edil de Juntos.

sesión-ordinaria-concejo-deliberante-berisso

“Si la secretaria de Gobierno no puede venir a darnos las explicaciones de cuál es el plan estratégico, les pregunto ¿Qué están encubriendo? ¿Qué es lo que quieren evitar? Culpan a la policía y la policía está actuando como brazo ejecutor de este municipio. Lo digo porque utilizan a las cámaras del COM para perseguir a los que piensan distinto, utilizan a la policía para ver si Agustín Celi pinta ‘Massa’. Es una vergüenza cómo se quieren desligar de lo que está pasando en Berisso. Es una actitud autoritaria lo que hacen, están utilizando las fuerzas policiales para perseguir a quienes piensan distinto, marcarle la cancha y decirles: te tenemos vigilado”, sostuvo.

“¡Estamos en Narnia… el mundo Astorga!”, se escuchó decir entonces entre risas a Marotte, mientras su compañero de bancada, el concejal Ligari, salió al cruce de los dichos. “Nos están acusando de ser el bloque de ‘la bonaerense’”, ironizó.

“¡No es para que se rían! Están ocultando una situación grave, relacionada con la seguridad. Me gustaría que se vote de forma nominal para que el vecino sepa quiénes son los concejales que quieren hablar con la funcionaria”, replicó Astorga.

En el uso de la palabra, Vanesa Queyffer cuestionó a sus propios compañeros de bloque. “No entiendo de que se ríen mis propios compañeros. Es una falta de respeto total a la gente que nos votó. No entiendo cual es la gracia de un tema en el que puedo estar en desacuerdo o no. Son temas sensibles y tenemos la responsabilidad de tratar los temas como lo ameritan, después lo dirimimos en las urnas, no entiendo la gracia”, planteó.

sesión-ordinaria-concejo-deliberante-berisso

Luego, el presidente de la bancada, Gabriel Marotte, aludió a acciones que encaró la Comuna en materia de seguridad. “Nadie se ríe, ni da gracia lo vinculado con la seguridad o inseguridad. Cuando se quiere argumentar se miente, se da muestras de una clara falta de información y es ahí cuando decimos que te arranca una sonrisa la argumentación bastante pobre y direccionada que hacen algunos ediles. Lejos estamos de tomarnos a chiste esto. No le cubrimos el traste a nadie, cada funcionario de esta gestión tiene la autoridad moral y profesional, para dar las respuestas que tenga que dar”, cerró.

Finalmente, el pedido de Astorga para que se vote de forma nominal no fue avalado por las autoridades del Cuerpo. Según alegaron, por versión taquigráfica la concejal no efectuó un pedido de moción, con lo que el expediente fue enviado a comisión de LIA al imponerse en la votación el oficialismo. Planteando quejas por lo que consideraron un incumplimiento del reglamento interno, los concejales de la oposición decidieron retirarse del recinto.

 

 

 


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2022 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web