COLECTIVIDADES

Hacia la elección de la nueva Embajadora Provincial del Inmigrante

Cada día, una postulante

18:30hs
lunes 3 de octubre, 2022

Las Representantes Culturales de las colectividades se presentan en un ciclo producido por Berisso TV.

El sábado 8 de octubre se elige a la Embajadora de la 45ª Fiesta Provincial del Inmigrante. Este lunes, a través de una producción de Berisso TV, conocemos a Jacquelin Santillán Radoslovich, Representante Cultural de la Colectividad Yugoslava.

Eslavos del Sur

Convulsionado como pocos en el mundo, el territorio europeo de los Balcanes fue escenario, sobre todo en el último siglo, de permanentes fricciones entre nacionalidades, por razones étnicas y religiosas.

Como Estado, Yugoslavia existió entre 1918 y 1991, año en que por las razones aludidas quedó dividida. Conocido oficialmente como República Federal Socialista de Yugoslavia, el país comprendía seis repúblicas: Bosnia-Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro, Serbia y Eslovenia; a la vez, Serbia englobaba las provincias autónomas de Kosovo y Voivodina.

En abril de 1992, la denominada República Federal de Yugoslavia, formada por Serbia y Montenegro, carecía del reconocimiento de las Naciones Unidas y de la mayor parte de la comunidad internacional. Poco menos de un año después, en 1993 y por orden de su propio parlamento, la Yugoslavia Federal dejaría de existir, más allá de que con sede en Belgrado, el gobierno mantuviera una relación ceremonial con Serbia y Montenegro, cuyos gobiernos locales adoptaron el control total sobre sus asuntos internos y restablecieron el control fronterizo entre ambas repúblicas.

colectividad-yugoslava

En mayo de 2006, se realizó en Montenegro un referéndum en el que más del 55 % de la población decidió la separación definitiva de Serbia, con lo que se conformó un nuevo Estado y desaparecieron los últimos vestigios de Yugoslavia.

Las alternativas sintéticamente descriptas hicieron que a los yugoslavos que emigraron a diferentes partes del mundo les resultara difícil definir su identidad. La mayoría de los que llegaron al país luego de la Segunda Guerra dejaban atrás una situación de extrema pobreza generada por el conflicto armado.

Aunque los que llegaron a Berisso no eran tan numerosos como los representantes de otras nacionalidades, de movida intentaron agruparse, pero lo hicieron en entidades representativas de regiones, las que tuvieron una vida efímera.

Hacia 1949 se funda la «Sociedad Yugoslava Libre», cuyas primeras reuniones se desarrollarían en la Sociedad Búlgara. Cuando Yugoslavia adopta un perfil socialista, el gobierno argentino sanciona un decreto por el cual ordena el cierre de todas las colectividades de ese origen en el país.

En 1979 resurge entre los hijos de aquellos primeros inmigrantes la idea de volver a formar la antigua colectividad. Las reuniones prosperan y la entidad finalmente resucita. En la actualidad, y más allá de no contar con sede propia, la colectividad sigue plenamente integrada a la actividad de la Asociación de Entidades Extranjeras.

Mosaico

La cultura yugoslava está a años luz de ser una cultura uniforme. Sus manifestaciones difirieron notablemente de región en región. Croacia y Eslovenia, por ejemplo, estuvieron administradas durante mucho tiempo por el Imperio Austrohúngaro, por lo que existió allí una gran influencia cristiana. En los territorios ocupados durante siglos por el Imperio Otomano, arraigó la cultura islámica, en especial en Bosnia-Herzegovina. Por su parte, Serbia mantuvo firmemente su condición de territorio eslavo y no se apartó de los postulados de la Iglesia Ortodoxa Serbia.


Otras noticias

}

EL MUNDO DE BERISSO © 2022 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web