DEPORTES

A treinta años de una experiencia inolvidable

Oro en el corazón

1:42hs
sábado 26 de noviembre, 2022

30_años_basquet_oro_torneos_bonaerenses

Tenían entre 15 y 16 años y después de competir en la instancia regional de los Torneos Juveniles Bonaerenses de aquel 1992 volvían a Berisso con la cabeza gacha. Ni en el sueño más loco se les hubiera ocurrido que horas más tarde estarían viajando a las finales en Mar del Plata para ganar la medalla de Oro y la posibilidad de disfrutar, apenas unos meses después, de un viaje a Estados Unidos que incluiría estadía en un hotel en Los Ángeles, entradas para ver partidos de NBA y visitas a los estudios Universal y a Disney.

Sin embargo, lo inimaginado sucedió, para quedar grabado en el corazón. A treinta años de aquella experiencia épica, Alejandra Iglesias, Marina Iribarren, Cintia Levchuk, Clarisa Levchuk, Luciana Centeno, Yesuina Tossoni, Laura Ponce y Verónica Di Pietro reviven recuerdos de los felices días en los que fueron campeonas de la mano del DT Mariano Tamburelli.

Luciana recuerda un detalle que les permitió llegar a las finales. “Jugamos en Berazategui y perdimos, pero Marcelo Chediak, que se había desempeñado como juez en aquella jornada, advirtió que el equipo rival había incluido una jugadora en forma errónea, por lo que días después se confirmó que los puntos eran nuestros. Gracias a ese reclamo pudimos viajar a Mar del Plata”, revela.

El camino recorrido luego es más conocido: cinco victorias en cinco partidos, algunos de ellos con una importante diferencia en el tanteador, el lugar más alto en el podio y la necesidad de tramitar pasaporte y visa para disfrutar del gran premio.

“Muchos equipos comentaban que nosotras éramos grandes candidatas a ser campeonas, por lo que la presión era aún mayor”, menciona Clarisa al rememorar las instancias finales de aquel torneo.

30_años_basquet_oro_torneos_bonaerenses

Hubo nervios y algunas lágrimas, pero el domingo de la final, en las tribunas alentaron todos los integrantes de la delegación que competían en otras disciplinas. Como si fuera poco, en lo que constituyó una verdadera sorpresa, también dijeron presente padres y compañeras de club. “Parecía que jugábamos en Berisso con semejante hinchada”, evoca Clarisa, actualmente jugadora del maxi-básquet femenino de Estrella.

A inicios de 1993, tras el éxito deportivo, llegaría el momento del viaje. Los equipos ganadores se reunieron en el Pasaje Dardo Rocha y partieron a Ezeiza con escolta policial. “Nos sentíamos la selección nacional”, recuerdan hoy, valorando profundamente aquella oportunidad de haber crecido jugando al básquet, un deporte ‘de equipo, con valores que no se aprenden en otro lugar’, argumentan.

30_años_basquet_oro_torneos_bonaerenses

“Recuerdo haber ido una tarde a jugar a una cancha de básquet de esas que están en la calle y suelen aparecer en las películas. No podía creer el hecho de estar ahí, haciendo unos tiritos al aro en ese lugar”, menciona una de aquellas ocho basquetbolistas, mientras una compañera insiste en remarcar el grado de conexión entre las personas que forja el deporte en general y el básquet en particular, más allá de edades y de cualquier otra condición o factor. Es, claramente, el mensaje que a todas les gustaría legar a quienes por estos días pican por primera vez la pelota.


Otras noticias

}

EL MUNDO DE BERISSO © 2023 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web