COLUMNISTAS

Diálogos entre Cielo y Tierra - Gabriela Gaddi

Luna Nueva en Capricornio: Las vértebras del Tiempo

11:19hs
miércoles 13 de enero, 2021
Gabriela Gaddi

Música sugerida para acompañar la lectura: Agalma V, Kali Malone

Hace frío. Las paredes de la pieza son de piedra. El cuarto es pequeño y espartano.  De pie y en un rincón nos ubicamos nosotrxs mismxs, junto a una compañera inseparable: la soledad omnipresente, y a través de su puerta abrimos paso al encuentro implacable con nuestra condición de Ser, con nuestro rol ineludible.

Éste Miércoles 13 de enero recibimos la luna nueva en Capricornio, su solemne manto de negrura tocará las fibras de nuestra emocionalidad, ayudándonos a tomar distancia de lo que sentimos, para observar con detenimiento nuestro devenir interno. La atmósfera Capricorniana y su pragmatismo, nos facilitará la visión objetiva, la pregunta precisa y la intención clara. Nos ayudará a establecer el propósito de nuestros actos planteándonos las preguntas necesarias para ponernos de frente a nuestro propio relato, y pondrá a nuestra disposición la voluntad y la confianza que necesitemos para emprender el camino.

Has visto
verdaderamente has visto
la nieve los astros los pasos afelpados de la brisa
Has tocado
de verdad has tocado
el plato el pan la cara de esa mujer que tanto amas
Has vivido
como un golpe en la frente
el instante el jadeo la caída la fuga
Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos tus manos tu sexo tu blando corazón
había que tirarlos
había que llorarlos
había que inventarlos otra vez.

Julio Cortázar, Para leer de forma Interrogativa

El don emocional de esta lunación tiene una virtud temeraria: no existe en ella miedo a la soledad, a la restricción, ni a la imposibilidad. El sentido de responsabilidad para con la propia existencia es tan profundo, que la necesidad de desarrollar el deber ser con excelencia se vuelve no sólo poderosa, sino también prioritaria. Y se convierte en una columna vertebral sostenedora tanto del sistema personal, como del entorno social. Las lunas en Capricornio son grandes dadoras de estructura: lo que las vuelve confiables por su estabilidad, respetuosas (y por tanto dignas de respeto), laboriosas, pacientes y con un gran sentido altruísta.

Foto: Sebastián Losada

Cuando la energía de ésta luna aún pemanece inmadura, probablemente predomine en la persona una excesiva tendencia a la autosuficiencia, rozando el orgullo y la testarudez. La soledad será recibida no como una puerta de silencio que permita desarrollar nuestros potenciales, sino como una condena obligatoria de la existencia. Por ésta razón será muy difícil pedir ayuda en los momentos de crisis. También existirá la tendencia a imponerse altos niveles de exigencia, y por tanto la frustración y el exceso de trabajo pueden volverse una moneda corriente. Existirá dificultad a la hora de expresar las emociones, y la reacción más común de la persona ante los problemas será la de encerrarse en sí misma. Como todo singo de Tierra, Capricornio procesa con lentitud: el tiempo es su aliado. Pero muchas veces se puede llegar a cargar un dolor interno durante años, sin ser capaces de expresarlo y liberarlo, y a veces ni siquiera de elaborarlo. La tendencia a cumplir con las normas y respetar los patrones y los cánones establecidos puede volverse una gran enemiga en los momentos en los que un cambio es necesario, por lo que aptitudes como la flexibilidad y la plasticidad significarán un desafío y un aprendizaje.

Foto: Sebastián Losada

En éste momento astrológico en particular, se nos pedirá una actualización detallada de nuestros patrones de conducta tanto en el comportamiento práctico como en el emocional. No se nos otorgará tanto tiempo como de costumbre para permitirnos la reflexión y el desarrollo del proceso, por lo que será una tarea de atención plena poder conservar la precisión Capricorniana ante la manifestación de la urgencia del movimiento y el imprevisto, que habrán de ser una constante en los tiempos venideros.

A la tierra no le queda otra que comenzar a dialogar con el aire (saliendo por completo de su zona de comfort), y lo mejor que puede pasarle es lograr la permeabilidad necesaria que le brinde una escucha ágil, y una respuesta flexible. Para que las nuevas estructuras que construya, no sean ya de una fijeza inamovible, sino de una base a prueba de terremotos (sin miedo, incluso, a permitir el completo desmoronamiento, en caso de ser necesario). Como diría una vieja y querida maestra: «Nada fácil de lograr, pero en eso estamos…»
Feliz Luna Nueva!

Nota de la autora: Esta publicación pretende funcionar como un acercamiento al conocimiento de la Astrología, brindando al lector y a la lectora apenas una ínfima porción de lo que el vasto y complejo universo Astrológico abarca. Pensar la Astrología en partes aisladas (en este caso, sólo tomar en cuenta la influencia de la luna, olvidando el resto de los planetas), y sin una vinculación directa de sus partes con la carta astral que guarda el sello energético de cada persona, ha de significar un error por tratarse de un abordaje por demás incompleto. La elaborada trama del diálogo entre las esferas celestes, se estudia en conjunto. Y dicho diálogo, a su vez, tiene un impacto particular y específico en cada persona. La intención de esta columna es comenzar a abrir la escucha hacia este lenguaje simbólico, para poder hacer conscientes los tiempos del firmamento; que han de estar estrechamente ligados con nuestro ritmo en la tierra. 


Más columnas de Gabriela Gaddi

EL MUNDO DE BERISSO © 2021 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web