COLUMNISTAS

Diálogos entre Cielo y Tierra - Gabriela Gaddi

Luna Nueva en Escorpio: El despertar de la Madre Serpiente

10:11hs
domingo 15 de noviembre, 2020
Gabriela Gaddi

Música sugerida para acompañar la lectura: Reflejo de Luna, Paco de Lucía

Es de noche y un llamado nos impulsa a sumergirnos en el agua profunda. Hay algo inevitable en la inmersión: es aterradora pero fascinante. Bajo el agua no se ve nada, pero se siente todo. Se siente incluso lo que no se quiere sentir, lo que nos desborda y excede. A medida que nos vamos sumergiendo, se van revelando verdades. Nos sentimos desnudxs y vulnerables pero, a la vez, somos atraídxs por un magnetismo que nos lleva hacia lo profundo y nos dota de una enorme potencia revitalizadora.

Este domingo 15 de Noviembre recibiremos la Luna Nueva en Escorpio, y junto a ella llegará la muda definitiva de la piel vieja. Un movimiento pulsional que nace desde las entrañas y dice BASTA, destruyendo y liberando toda prolongación inútil de conductas o pensamientos estériles. Aniquilando toda vida muerta.

Cuando la Luna Escorpiana despliega su energía, la sensibilidad es máxima. El sentir emocional es profundo y no optativo. Su percepción es tan rotunda, que lo abarca todo.

Foto: Nicolás Nóbile

Bajo la regencia de este momento lunar hay una especial predisposición para detectar la mentira en todas sus formas, y para acechar las sombras con mirada aguda y purificadoramente despiadada. La potencia de esta disponibilidad energética nos da la oportunidad de limpiarnos las heridas. Nos otorga el valor necesario para dejar de hacer la vista gorda y hurgar donde más nos duele, permitiendo que el dolor desinfecte, suture y dé lugar a la cicatrización. Los dones de este tiempo sacan fuera los trapos sucios, y si sabemos utilizarlos nos liberan de vínculos nocivos, intercambios desiguales y lazos que demandan pero no otorgan.

La Muerte, el Misterio, la Sexualidad, el intercambio de bienes (materiales e inmateriales), el Poder (en todas sus formas), son temáticas que incumben a esta energía, pues todas refieren en mayor o menor medida a la idea de Fusión. A aquello que pierde su individualidad al fundirse en un otro, y al hacerlo se transforma. Por tanto, muere en pos de una nueva posibilidad, dando lugar a otra forma de nacerse.
Poder mirar el horror de frente, sin espanto (aunque se tiemble de miedo). Tocar las excreciones sin ser repelidxs ni sorprendidxs por su textura o su mal olor. Entender nuestra humanidad en todas sus formas, sin tabúes, sin prejuicios, y sabiendo que todo puede ser transformado a través de un proceso alquímico, son las perlas de las que nos provee la potencia de este marco energético.

«Soy de plata y exacto. Sin prejuicios.

Y cuanto veo trago sin tardanza

tal y como es, intacto de amor u odio.

No soy cruel, solamente veraz:
ojo cuadrangular de un diosecillo.»

Sylvia Plath. Fragmento de «Espejo». Traducción de Jesús Pardo

Escorpio es un signo de agua, por tanto de naturaleza emocional. Dentro de los ecosistemas gobernados por su elemento, suele relacionarse la energía Escorpiana con el agua de los pantanos. Esto es así, entre otras cosas porque, al estar dotada de una enorme potencia, manejarla correctamente suele ser dificultoso. Y ante el imponente vértigo que puede generar darle cauce, y la enorme responsabilidad e impecabilidad necesarias para hacerlo, es muy usual caer en su represión, dando como resultado el estancamiento. Además, para Escorpio es muy difícil hablar de grises. Su forma de actuar y sentir apuesta con «todo al Todo». Experimenta amor u odio. Cuando se entrega y se abre a un/x otrx, lo hace completamente y se dispone a dar (la mayoría de las veces) siempre que reciba a cambio, por lo menos, la totalidad de lo que ofrece. Por tanto, cumplir con su expectativa es muy difícil y cuando su aura nos rodea puede llegar a sentirse más de una vez, opresiva y en extremo demandante. En relación a la tendencia a los estancamientos, también podemos decir que cuando el agua escorpiana experimenta una fase infantil le es muy difícil perdonar. La venganza, el rencor, las luchas de poder en pos de su acumulación, son manifestaciones de esta forma energética en su fase menos elaborada. Como así también la tendencia a la mentira y al miedo (siendo por el contrario, la verdad y el coraje, dos cualidades de esta misma energía en un estado elevado de su escala vibracional).

Foto: Nicolás Nóbile

«No es fácil expresar lo que has cambiado.
Si ahora estoy viva entonces muerta he estado,aunque, como una piedra, sin saberlo,quieta en mi sitio, mi hábito siguiendo.(…)No fue eso. Dormí: una serpientecomo una roca entre las rocas hiende el intervalo del invierno blanco»

Sylvia Plath. Fragmentos de «Carta de Amor»

Hay tanto para decir acerca de esta Luna Negra, que no alcanzaría el tiempo para hacerlo. Ni se encontrarían siquiera, las formas adecuadas de transmitir sus mensajes y sus enigmas. ¿Cómo hablar de las sombras en completa oscuridad, si es la oscuridad misma la que no deja que las veamos?. Este es un momento para sentir: para caminar con los ojos cerrados sin que las especulaciones y los juicios infundados nos llenen de pavor. Es la oportunidad de permitirnos hacer el duelo por lo que ya no somos, dejando que la Serpiente que sostiene los mundos atraviese nuestra espina dorsal y nos muestre, aunque sea por un ratito, ese punto en el que se tocan la vida y la muerte, que es de un gozo inefable y objetivo al mismo tiempo. Y que para llegar a percibir, es necesario un gran despojo y una profunda entrega por parte nuestra: tenemos que darnos el permiso de soltar el control. En esta luna se abre el camino de lo oscuro, para que la luz sea visible por contraste. La tarea es lograr la Alquimia, la guía es la Desnudez, y el objetivo es dejarse Morir envueltxs en Amor Supremo, para Vivir Eternamente.

Feliz Luna Nueva!

Nota de la autora: Esta publicación pretende funcionar como un acercamiento al conocimiento de la Astrología, brindando al lector y a la lectora apenas una ínfima porción de lo que el vasto y complejo universo Astrológico abarca. Pensar la Astrología en partes aisladas (en este caso, sólo tomar en cuenta la influencia de la luna, olvidando el resto de los planetas), y sin una vinculación directa de sus partes con la carta astral que guarda el sello energético de cada persona, ha de significar un error por tratarse de un abordaje por demás incompleto. La elaborada trama del diálogo entre las esferas celestes, se estudia en conjunto. Y dicho diálogo, a su vez, tiene un impacto particular y específico en cada persona. La intención de esta columna es comenzar a abrir la escucha hacia este lenguaje simbólico, para poder hacer conscientes los tiempos del firmamento; que han de estar estrechamente ligados con nuestro ritmo en la tierra. 


Más columnas de Gabriela Gaddi

EL MUNDO DE BERISSO © 2020 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web