Crónicas al paso

Ninguneada en el Corralón municipal

12:36hs
jueves 10 de septiembre, 2020
Carla Battaglia

Soy Carla Battaglia. Compré en el 2013 un terreno en calle 21 entre 150 y 151 y encaro desde entonces sucesivos reclamos al Corralón Municipal para que rellene la línea municipal con tosca o escombro, con el fin de poder ingresar a mi terreno y así poder construir mi vivienda, siendo sostén de familia.

Presenté una nota a la Subsecretaria de Pavimento el pasado 16 de junio con un nuevo cambio de expediente ya que el primero – 4744/13- estaba cajoneado. El nuevo número es el 2472/2020. En el mes de junio muy amablemente me recibió el Intendente Fabián Cagliardi en el municipio, comprometiéndose a darme una solución ya que le mostré la escritura, amojonamiento e impuestos pagos al día. Me comuniqué luego en reiteradas oportunidades con el responsable del Corralón municipal, Gonzalo Hayón. En el primer llamado me sugiere que no es recomendable rellenar la calle en invierno con tosca y que la municipalidad no cuenta con escombro, que sí es aconsejable realizarlo en septiembre. A fines de julio, los y las vecinas que ya habitan la zona costearon de su bolsillo la compra de escombro, ya que la calle es intransitable y el Director del Corralón prestó los camiones. A fines de agosto me vuelvo a comunicar con la esperanza de que el Director haya planificado en su agenda laboral lo que me había prometido y me dijo que las tres máquinas motoelevadoras están rotas. Le expliqué mi situación que soy sostén de familia, que soy docente de Berisso y que mi hija tiene su trayectoria escolar allí y que además fuimos víctimas de Violencia de Género e Intrafamiliar y que se me hace muy difícil pagar un alquiler, ya que mi hija no está recibiendo alimentos y que sólo yo tengo ocho módulos titulares. Me dijo que iba a hacerlo en septiembre, que no iba a empezar el 1° y que iba a tratar de conseguir alguna máquina en alguna Delegación. Al otro día me comunico con Fabián Cagliardi nuevamente quien me atiende muy gentilmente y se sorprende de que aún no hayan resuelto el trabajo desde la primera vez que me reuní con él en el municipio. El 8 del corriente mes, luego de doce días del último llamado de agosto, vuelvo a comunicarme con el señor director Hayón, manifestándole mi urgencia y necesidad a lo que me responde que las tres máquinas siguen estando  rotas y que entiende mi ‘ansiedad’, a lo que le respondo que no se trata de un sentimiento de ‘ansiedad’, sino que se trata de una NECESIDAD y por lo tanto un DERECHO, que no sólo me corresponde a mí sino a todos y todas los vecinos y vecinas de Berisso, porque esas máquinas motoelevadoras son de todxs lxs Berissenses y además, a mi humilde entender, es un trabajo de medio día, a lo que me responde que no es nada fácil y que septiembre tiene 30 días. Siento una profunda desazón al ver que no hay voluntad política, y como funcionario público no se maneja con una agenda ni con una planificación. Por ende, como vecina no me da certezas ante una necesidad que sí es inmediata porque se trata de la construcción del techo de mi hija. Además le pedí por favor que el día que se hiciera el trabajo me avisara así puedo estar allí, a lo que no acusó recibo. Dolorosamente, no tengo una respuesta concreta y mucho menos empática.


Otras noticias

EL MUNDO DE BERISSO © 2020 - Edición Dígital. Todos los derechos reservados.

Inhouse - Soluciones web